El tratamiento de las varices con Radiofrecuencia se trata de una técnica mínimamente invasiva, innovadora y una alternativa a la cirugía convencional. Se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local y a las 24 horas el paciente se incorpora a su vida cotidiana.

La técnica consiste, mediante una pequeña incisión o punción, introducir un catéter bipolar en el interior de las venas varicosas que desprende energía calórica provocando una desnaturalización de las proteínas de la pared de la vena varicosa y una oclusión burótica de la vena.

El procedimiento es similar al Láser, trabajando a una temperatura 10 veces inferior, provocando menos dolor y menos hematomas en el postoperatorio.

VENTAJAS:

Muy pocas complicaciones comparado con otras técnicas.
Reincorporación a la vida laboral en 24 horas.