Durante años el tratamiento quirúrgico de las varices se ha limitado a la extirpación de los ejes safena y venas varicosas que fueran visibles. Actualmente, con las nuevas tecnologías, los cirujanos hemos incorporado en la metodología diagnóstica el examen Eco-Doppler que nos da una valoración detallada del grado de insuficiencia venosa y la topografía de las venas varicosas, consiguiendo con ello una indicación terapéutica correcta y un desarrollo adecuado de la misma.

La cirugía de las varices con Láser es una técnica mínimamente agresiva, que se realiza de forma ambulatoria y con anestesia local, que permite realizar una vida casi normal una vez finalizada la intervención.

La cirugía con Láser consiste en una punción de la vena, en la que introducimos un catéter junto con una fibra óptica por el interior de las venas varicosas y mediante control ecográfico introducimos la fibra óptica hasta los puntos de fuga donde se inician las venas varicosas. Posteriormente retiramos la fibra óptica muy lentamente aplicando el Láser con el que se produce un sellado y fibrosis de la vena con la desaparición de las varices.