El tratamiento esclerosante consiste en la inyección, dentro de la vena, de una sustancia que puede ser líquida o en forma de espuma que produce una inflamación, obstrucción y posterior desaparición de la vena.

Es una técnica sencilla que se realiza en la consulta y que no produce dolor ya que se utiliza una aguja muy fina. Una vez realizada la esclerosis se puede hacer vida normal. Es recomendable que hasta pasadas 24 horas del tratamiento no se realice deporte, sauna ni masajes en las piernas.

Es una técnica segura, con pocas complicaciones como pueden ser pequeños hematomas que desaparecen en pocos días ó pigmentaciones a nivel cutáneo que suelen desaparecer con el tiempo.

CONTRAINDICACIONES

Embarazo.
Pacientes con cardiopatías severas.
Diabetes descompensada.
Insuficiencia renal.
Epilepsia.